icono Disposición de Residuos de SAO

Disposición de Residuos de SAO

Disposición de Residuos de SAO

residuos-de-sao

Desde mediados de la década de 1990, pero con mayor avance desde el año 2000, Colombia buscó la eliminación del consumo de las sustancias de los Anexos A y B, meta lograda en el año 2010, de conformidad con los compromisos y obligaciones adquiridas frente al Protocolo de Montreal. Los sectores industriales reconvertidos para esa fecha fueron: fabricación de equipos de refrigeración y aire acondicionado, especialmente refrigeración doméstica y comercial, fabricación de espumas de poliuretano y solventes.
Como consecuencia de la implementación de los diferentes programas y proyectos promovidos y financiados por el Protocolo de Montreal y orientados a la disminución y eliminación del consumo de SAO, la reconversión voluntaria a tecnologías libres de estas sustancia por parte de grandes empresas y los controles realizados para la importación y el comercio de las SAO, se han presentado existencias de residuos de estas sustancias y equipos que las contienen que requieren disposición final.
Las principales fuentes de estos residuos de SAO son:

  • Refrigerantes CFC y HCFC inutilizables provenientes de las actividades de reciclaje y regeneración.
  • Existencias de CFC (como fuente concentrada y diluida) recuperados de los equipos retirados de los usuarios finales.
  • Existencias residuales de SAO (por lo general de CFC-11 y CFC-12) que quedan después de la eliminación gradual o la reconversión a tecnologías libres de SAO.
  • Reservas de CFC y HCFC que puedan existir en las empresas cerradas o en quiebra.
  • Material confiscado por las autoridades aduaneras.

Esta temática ha sido abanderada por Colombia en los diferentes foros del Protocolo, lográndose que en julio de 2006, en la Reunión 26 del Grupo de Composición Abierta se discutiera un borrador de los términos de referencia, preparados por el TEAP (Montreal Protocol’s Technology and Economics Assessment Panel), para la realización de estudios de caso sobre tecnologías y costos asociados con la sustitución de equipos con CFC, incluyendo el manejo ambientalmente adecuado de los CFC. Más adelante, en la Reunión XVIII de las Partes y en el Comité Ejecutivo 50 del Fondo Multilateral, realizados en Nueva Delhi en noviembre de 2006, se decidió aprobar la ejecución de un estudio que determinara las variables relacionadas con la recolección, manejo y disposición final de equipos que contengan CFC, incluyendo la institucionalidad relacionada, marco regulatorio, tecnología, instrumentos e insumos económicos, así como la recuperación, recolección, reciclaje y disposición final de las SAO resultantes de este proceso. El estudio se realizó durante los años 2007 y 2008, y arrojó algunas directrices y recomendaciones que ha apoyado a todos los países en sus estrategias de promoción de sustitución de equipos con CFC y la gestión de las SAO no deseadas.
De acuerdo con los reportes del TEAP existían para el año 2002, un (1) millón de toneladas métricas de SAO que requerían recuperación y destrucción, pero teniendo en cuenta los HCFC, el IPCC/TEAP en el 2005 estimó que los bancos globales de estas sustancias eran de aproximadamente 2,651,000 TM, y las cantidades almacenadas estaban proyectadas para aumentar significativamente en los próximos años. Considerando que estas SAO almacenadas se encuentran ampliamente distribuidas en todo el mundo, el tema de recuperación, almacenamiento, reciclaje, regeneración y destrucción de SAO debe ser abordado por los diferentes países siguiendo las recomendaciones y lineamientos definidos por el Protocolo de Montreal.

disposicion-de-residuos-de-sao

Considerando el inventario actual de residuos de SAO que requieren disposición final, la principal justificación para que el país aborde el tema de la disposición ambientalmente segura de los residuos de las SAO, es el reconocimiento de la existencia de importantes bancos de estas sustancias instaladas en equipos de refrigeración y aire acondicionado que se encuentran en uso en todo el país, especialmente bancos de CFC, instalados en los equipos de refrigeración doméstica fabricados o importados antes de 1997.

Con el propósito de preparar al país para la gestión integral de los residuos de las sustancias agotadoras de la capa de ozono y de los equipos que las contienen, y en consonancia con las políticas nacionales de uso racional y eficiente de la energía, de gestión integral de residuos peligrosos y de gestión integral de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, a través de la Unidad Técnica Ozono – UTO y en coordinación con el PNUD, diseñó el proyecto demostrativo piloto para la gestión integral de residuos de SAO, el cual fue aprobado por el Comité Ejecutivo del Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal en abril de 2012. El documento del proyecto PNUD/COL83728, denominado PRODOC, fue suscrito entre el PNUD y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible el 17 de agosto de 2012 y es en esta fecha cuando se inició la ejecución de las actividades planteadas.
En un país en desarrollo como Colombia, el desafío más grande que tiene esta Política, es desarrollar esquemas que, al mismo tiempo que resuelven los graves problemas que conllevan la generación y el manejo inadecuado de los residuos peligrosos, atiendan la necesidad que tiene el país de un desarrollo sostenible, incluyente y equitativo, que fomente la creación de fuentes de ingresos y de empleos, eleve la competitividad de los sectores y mejore el desempeño ambiental de todos los actores y sectores sociales que generan y manejan residuos peligrosos.