icono Gestión del Riesgo

Gestión del Riesgo

Gestión del Riesgo

El diagnóstico relacionado con el riesgo en los términos de la Política Nacional para la Gestión Integral del Recurso Hídrico, se centra en dos elementos principales:

  • El primero de ellos se relaciona con el número eventos ocurridos entre 1987 y 2018 asociados con el agua, contemplando eventos como: inundaciones, sequía, avenidas torrenciales, deslizamientos y contaminación. Los datos representados en la siguiente figura, permiten conocer cuales son los eventos mas recurrentes que han afectado al país

  • El segundo se relaciona con las condiciones climáticas, indicando que Colombia se encuentra afectado por fenómenos de variabilidad climática interanual en la zona tropical, que tienen influencia directa en la generación de eventos extremos de temperatura y precipitación.

La política establece que la gestión del riesgo asociada al recurso hídrico considera dos elementos importantes el exceso y el déficit de agua, como se puede observar en la Figura, indicando que el déficit genera problemas de disponibilidad del recurso y que el exceso genera eventos como las avenidas torrenciales, las inundaciones y los deslizamientos, los cuales afectan la calidad del agua y generan daños en los sistemas de distribución a los diferentes usuarios.

Es por lo expuesto anteriormente, que la PBGIRH en su objetivo 4 de Riesgo, busca desarrollar la gestión integral de los riesgos asociados a la oferta y disponibilidad del agua estableciendo tres estrategias para su desarrollo; 4.1 Generación y divulgación de información y conocimiento sobre riesgos que afecten la oferta y disponibilidad hídrica, 4.2 Incorporación de la gestión de los riesgos asociados a la disponibilidad y oferta del recurso hídrico en los instrumentos de planificación y 4.3 Medidas de reducción y adaptación de los riesgos asociados a la oferta hídrica.

  • Decreto 1076 de 2015
    Que corresponde al Decreto Único Reglamentario del Sector Ambiente y Desarrollo Sostenible, el cual en el Ítem Aguas No marítimas, Capítulo 1, Sección 1 incluye el Artículo 2.2.3.1.5.2 De las Directrices. donde se establece que La ordenación de cuencas se hará teniendo en cuenta: (…) El riesgo que pueda afectar las condiciones fisicobióticas y socioeconómicas en la cuenca, incluyendo condiciones de variabilidad climática y eventos hidrometeorológicos extremos (…).
  • Así mismo, en el artículo 2.2.3.1.5.6 Del Plan de Ordenación y Manejo de Cuencas Hidrográficas como determinante ambiental, establece que el Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca Hidrográfica se constituye en norma de superior jerarquía y determinante ambiental para la elaboración y adopción de los planes de ordenamiento territorial, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 388 de 1997. indicando que una vez aprobado el Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca Hidrográfica en la que se localice uno o varios municipios, estos deberán tener en cuenta en sus propios ámbitos de competencia lo definido por el Plan, como norma de superior jerarquía, al momento de formular, revisar y/o adoptar el respectivo Plan de Ordenamiento Territorial, con relación a: 1. La zonificación ambiental, 2. El componente programático, y 3. El componente de gestión del riesgo.

Actualmente el país cuenta con 60 POMCAS aprobados y 40 POMCAS en proceso de formulación, con 10 planes de manejo ambiental de acuíferos adoptados y en ejecución y 3 planes de manejo de microcuencas en proceso de formulación.