icono Demanda

Demanda

Demanda

El objetivo de Demanda en el marco de la Política Nacional para la Gestión Integral del Recurso Hídrico, (2010) es el de caracterizar, cuantificar y optimizar la demanda de agua, fomentar la gestión integral del recurso hídrico en los principales usuarios del agua del país y promover el uso eficiente y ahorro del agua.

De acuerdo con el ENA (IDEAM, 2018), la demanda total del agua en Colombia para el año 2016 ascendió a 37 308 millones de metros cúbicos, con un incremento estimado con respecto a 2012 del 5 %. La huella hídrica azul se incrementó un 11 % respecto al valor estimado del ENA 2014. Tanto la demanda hídrica como la huella hídrica azul muestran un comportamiento histórico creciente en los años de análisis (IDEAM, 2018).

Los resultados de la demanda hídrica por sectores y por área hidrográfica evidencian que el mayor porcentaje de uso del agua en cuatro de las cinco áreas hidrográficas corresponde a actividades agrícolas, con una participación de este sector que oscila entre el 12 % en el Amazonas hasta el 57 % en el Pacífico (IDEAM, 2018). Amazonas es la única área hidrográfica que presenta un mayor porcentaje en el sector pecuario, doméstico y piscícola; no obstante, esta área hidrográfica solo representa el 1,4 % del uso nacional (IDEAM, 2018).

Adicionalmente, de acuerdo con información reciente la eficiencia en el uso y la disponibilidad de agua en Colombia, son temas prioritarios para su sostenibilidad. El Conpes 3934 (DNP, 2018), indica que “Colombia es el decimoquinto país a escala mundial en disponibilidad de agua, los recursos hídricos no se aprovechan de manera eficiente ni se conservan”. A lo anterior se suma “el hecho de que la disponibilidad de agua por persona en Colombia ha disminuido en un 31 % entre 1992 y 2014 (Banco Mundial, 2018), y que al 2030 se espera que el consumo de agua en la economía aumente en al menos un 64,5 % (DNP, 2017), lo cual muestra la urgencia de integrar estrategias efectivas para garantizar el uso eficiente y la conservación del recurso a largo plazo” (DNP, 2018).

El Plan Nacional de Desarrollo (2018 – 2022) establece una agenda para la Sostenibilidad la cual busca afianzar el compromiso de las actividades productivas con la sostenibilidad y la mitigación del cambio climático, por medio de la adopción de las mejores prácticas y tecnologías para consolidar una economía que sea sostenible, productiva, innovadora y competitiva, y de esta manera cumplir con la premisa de producir conservando y conservar produciendo. Sin duda, el agua como capital natural y la sostenibilidad del recurso hídrico son determinantes para lograr el éxito del pacto por la sostenibilidad que busca la preservación como uno de los objetivos centrales del desarrollo para el disfrute pleno de las futuras generaciones. 

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible a través de la Dirección de Gestión Integral del Recurso Hídrico, desarrolla, regula, y promueve los instrumentos técnicos y normativos para la asignación equitativa y eficiente del recurso hídrico y la promoción de su uso eficiente.