2.7 MANEJO DEL RECURSO SUELO

En la Figura 2.9 se muestra un perfil típico del suelo. El estrato A constituye el componente orgánico que contiene los nutrientes y características que permiten su explotación y uso (agrícola, ganadero), es en este horizonte en el cual se establece la fauna edáfica (organismos propios del suelo) la cual imprime características particulares a los suelos de un determinado sector.

Figura 2.9 Perfil típico de suelo

Fuente: Darrell Brown et al, Reclamation and Vegetative
Restoration of Problem Soils and Disturbed. 1987

Este horizonte es susceptible de erosión, pérdida de nutrientes, contaminación y alteración física por compactación debido al uso y manejo inadecuados o sobre explotación. Los estratos subyacentes como el subsuelo (horizontes B y C) y capas de estériles que se encuentran situadas por encima de las masas de mineral, deben parte de su estabilidad y protección al horizonte A, por lo cual se hace más importante la conservación de dicho horizonte.

Las medidas de manejo ambiental propuestas para la protección del recurso suelo en la actividad de exploración carbonífera son:

Remoción y manejo de la capa orgánica

Disposición sanitaria de los residuos sólidos


2.7.1 REMOCIÓN Y MANEJO DE CAPA ORGÁNICA

Objetivos

Evitar el deterioro de la capa orgánica por compactación.

Preservar la vida de los microorganismos presentes en el suelo orgánico.

Disminuir el riesgo de contaminación del suelo.

Disminuir la alteración del ciclo normal de los compuestos nitrogenados.

Evitar la pérdida de suelo por erosión eólica e hídrica.

 

A continuación se describen algunas acciones que se proponen para la remoción y el manejo adecuados de la capa de suelo orgánico, en desarrollo de las diferentes actividades de un proyecto de exploración de carbón.

Metodología

Delimitación de las áreas de intervención, la cual es una herramienta importante en el manejo y control de los impactos sobre el suelo.

Determinación de la profundidad del horizonte fértil o capa superior del suelo, que se puede realizar por un método tan sencillo como el barrenado (Figura 2.10), a través del cual se puede conformar una columna en la que se aprecien los diferentes estratos y su espesor.

Remoción de la capa de suelo teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

Remover la capa de suelo cuando este seco o el contenido de humedad sea inferior al 75%.

Evitar profundizar en los cortes, mas allá del espesor del horizonte fértil (de 10 a 50 cm), para que no se mezcle con el subsuelo o estratos infrayacentes de menor calidad agrológica.

Evitar el paso reiterado de maquinaria y vehículos sobre el horizonte fértil, para ello se deben determinar claramente las áreas de circulación y las áreas de almacenamiento de la capa orgánica removida.

Almacenar el suelo orgánico separado del subsuelo removido, y cubrir ambos montones con plástico para evitar la pérdida por erosión.

El sitio de almacenamiento debe ubicarse donde no exista probabilidad de deslizamientos y adecuadas condiciones de drenaje.

Figura 2.10

En el proceso de desmantelamiento se rellenan las trincheras y los apiques realizados para la exploración y los canales, las lagunas, diques y trampas de grasas, construidos para el control ambiental.

La colocación de estos elementos se debe realizar de manera inversa a la excavación, depositando primero el material estéril o subsuelo y posteriormente el suelo orgánico, para facilitar la revegetalización (Figura 2.11).

Figura 2.11 Recuperación de excavaciones


2.7.2 DISPOSICIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS

Los residuos sólidos son objetos, sustancias o elementos que se abandonan, botan o rechazan. Estos pueden ser: ordinarios, es decir, aquellos generados por actividades realizadas en viviendas o áreas similares; y especiales, si tienen propiedades patógenas, tóxicas, combustibles, inflamables y/o volátiles, o su volumen es demasiado grande (p. ej. escombros).

El tipo de residuos sólidos que se producen en la exploración carbonífera son en su mayoría ordinarios, como residuos de alimentos, empaques de alimentos, empaques o envases de lubricantes, papel, bolsas de polipropileno, trozos de manguera, etc., y lodos, catalogados como residuos sólidos especiales.

La generación y disposición final inadecuada de residuos sólidos producidos en el área de trabajo, puede provocar impactos negativos sobre los componentes suelo, agua, flora, fauna, paisaje y salud humana de operarios y pobladores de la zona. A continuación se describen las medidas de manejo propuestas para el control y disposición adecuados de los residuos sólidos.

Se recomienda efectuar la segregación de los tipos de residuos ordinarios y los que podríamos denominar especiales con el fin de mantener la opción de la reutilización o reciclaje de elementos o materiales no contaminados que puedan ser susceptibles de un aprovechamiento posterior.

 

Objetivos

Evitar perjuicios sobre la salud pública, que se puede ver afectada por la proliferación de insectos y roedores.

Evitar los malos olores.

Evitar la contaminación del suelo, de los cuerpos de agua y del aire.

No deteriorar la calidad visual del paisaje por la dispersión de desechos.

Dar cumplimiento a la normatividad vigente (por ejemplo la ley 09 de 1979 y sus reglamentos, al decreto 2811 de 1974) relacionada con la protección de los recursos naturales.

 

Metodología

Si no es posible utilizar sistemas o sitios existentes para la correcta disposición de los residuos sólidos, será preciso adelantar las siguientes actividades:

Almacenar oportunamente los residuos en la fuente de producción. Esto se debe hacer en recipientes adecuados, resistentes al ataque de animales (roedores y caninos), puede ser una caneca de 5 galones de capacidad o un elemento similar cuya capacidad no sea superior a 25 kg.. lo que facilita el almacenamiento y manipulación. Las canecas deben distribuirse en las diferentes instalaciones de los campamentos.

Un segundo paso es la recolección, para lo cual debe haber alguna persona encargada de llevar los residuos recolectados hasta un foso de confinamiento construido expresamente para este fin. La recolección se realiza cada tres días o según se establezca la capacidad de las canecas de almacenamiento.

El foso consiste en una excavación cuyas características de construcción y manejo se describen a continuación:

El foso de confinamiento tiene una sección de 0.9 x 1.1 metros y una profundidad de 1.8 metros, siempre y cuando el nivel freático se encuentre, como mínimo, a un metro por debajo de la base del foso, en caso contrario la profundidad del foso debe disminuirse conservando la distancia con el nivel freático.

El foso se debe cubrir con una tapa de concreto, y en su parte central debe llevar una tapa móvil en concreto que cierre ajustada, para evitar la proliferación de ratas y moscas. Esta tapa debe retirarse solamente cuando se vayan a vaciar los residuos al interior del foso y posteriormente colocada en su lugar.

El foso debe llenarse hasta una profundidad de 0.5 metros respecto a la superficie del terreno, en ese momento debe retirarse la tapa de concreto y ubicarse sobre otro foso previamente excavado. El foso ya completo se cubre con la tierra del ultimo foso excavado y se compacta hasta donde sea posible para evitar que los residuos queden a merced de los roedores, moscas y demás animales que eventualmente puedan descubrirlos.

El procedimiento descrito de construcción y operación del foso se repetirá hasta que concluya el proyecto, o bien mientras alguien habite el lugar del campamento.

La operación de un foso depende del número de personas que habiten el campamento, en consecuencia, si se asume una producción per capita de 0.5 kg./día que de acuerdo con la literatura corresponde a los trabajos de construcción (Tchobanoglous, 1994), y una densidad de 400 kg./m3, que corresponde a los residuos sueltos, se obtienen que para 10 personas el foso durará 104 días.


2.8 MANEJO DE FLORA Y FAUNA

Toda alteración o actividad desarrollada en una determinada área rural afecta la cobertura vegetal e influye de manera directa o indirecta sobre la fauna asociada a ésta, debido a su dependencia en relación con sus fuentes de alimentación, zonas de refugio y apareamiento.

Algunas medidas de manejo ambiental para la protección de los recursos flora y fauna en áreas de trabajo y sus alrededores son:

Delimitación de áreas de manejo ambiental

Rescate y reubicación de especies de flora y fauna de importancia ecológica

Remoción adecuada de la cobertura vegetal

Revegetalización y recuperación de cobertura vegetal en la etapa de abandono o desmantelamiento de obras.

Los objetivos de estas medidas de manejo y protección de flora y fauna son:

Proteger las especies nativas de flora y fauna.

Proteger los hábitat, zonas de refugio y de alimentación de la fauna local.

Evitar la erosión.

Proteger el paisaje.

Evitar el deterioro de la calidad visual.

Facilitar la rehabilitación de las áreas intervenidas, una vez sean abandonadas.

 

Delimitación de áreas de protección

Para la protección y prevención de impactos sobre los recursos flora y fauna en desarrollo de una actividad exploratoria, el primer paso a seguir es hacer la delimitación de áreas de manejo ambiental, esta medida permite aislar el área de intervención, impedir el paso de animales que pueden resultar afectados y evitar o reducir la alteración de vegetación

 

Rescate y reubicación de especies de flora y fauna de importancia ecológica

Otra medida de manejo útil para la protección de flora y fauna en áreas de trabajo, es hacer el rescate y reubicación de especies e n zonas cercanas que tengan características ecológicas similares a las de su entorno de origen. Esta medida se aplica en áreas de importancia ecológica, en donde las comunidades de flora y fauna así lo ameriten, ya sea por presencia de especies endémicas, en vía de extinción o de interés científico.

En las charlas de carácter ambiental que se proponen en el programa de gestión social, se puede dar a conocer al personal la normatividad ambiental y las restricciones y prohibiciones relacionadas con la fauna silvestre y prohibición de la caza de especies vedadas.

Remoción adecuada de la cobertura vegetal

Los siguientes son las recomendaciones para una adecuado manejo de la cobertura vegetal durante la remoción.

Retirar las plantas cuyo tronco tenga un diámetro superior a 7cm y todas aquellas que tengan alto valor ecológico, como las de especies endémicas; para ser replantadas en otro lugar, que sea apto para su desarrollo.

Si son cultivos, darles un uso adecuado, como para consumo del personal.

Cortar las zocas en pequeños pedazos, puede ser con el uso de una guadañadora para reincorporar los residuos al suelo, con el fin de enriquecer la capa superficial u orgánica, que será utilizada posteriormente en la recuperación paisajística una vez desmantelado el campamento.

 

Revegetalización y recuperación de cobertura vegetal en la etapa de abandono o desmantelamiento de obras.

Para la etapa de desmantelamiento de campamentos y en general de áreas de trabajo, intervenidas por el proyecto, se proponen actividades de revegetalización y recuperación de la vegetación original o de una cobertura vegetal pionera que proteja el suelo y facilite la regeneración de vegetación propia de la zona y de su fauna asociada.

Para facilitar la recuperación de las áreas afectadas, se puede reutilizar la capa superficial de suelo removida y almacenada con anterioridad.

Si la vegetación natural es agresiva y las condiciones limitantes (clima, suelo, etc.) no son extremas, se puede concluir aquí el proceso de revegetalización, puesto que las condiciones favorecen la invasión del área por la vegetación natural.

En el caso contrario al paso anterior, se debe establecer una cubierta vegetal mediante la siembra de alguna gramínea o leguminosa rastrera de rápido crecimiento. la siembra se puede realizar al voleo, sobre la capa de suelo orgánico dispuesto con anterioridad, si esto se hace en verano es necesario garantizar el riego en las primeras fases de desarrollo de la vegetación.


2.9 MANEJO PAISAJÍSTICO

Esta medida de manejo ambiental pretende reducir o minimizar el impacto visual del proyecto con relación a la apreciación panorámica del paisaje, para lo cual se requiere que se aplique el concepto en cada una de las medidas de manejo y actividades del proyecto. Se sugiere por ejemplo:

La limpieza inmediata del sitio y la disposición adecuada de los desechos que evite ocasionar impactos visuales negativos.

La recuperación de áreas intervenidas mediante restauración del suelo y de la cobertura vegetal.

La planificación de los movimientos de tierras adaptados a la topografía natural.

La formación y estabilización de taludes con pendientes adecuadas para su posterior tratamiento de revegetalización

El respeto al sistema natural de drenaje

Localización de parqueo de maquinaria en lugares de mínimo impacto visual

El control de la emisión de partículas en suspensión


2.10 GESTIÓN SOCIAL

La gestión social es el plan de manejo para los impactos sociales causados por un determinado proyecto y las estrategias para su aplicación. Tiene por objeto informar a la comunidad y a autoridades de la zona aspectos relativos al proyecto, sus objetivos, alcances, beneficios e impactos que pueda causar en la zona; además concertar con las autoridades, entidades y organizaciones sociales de la zona, una serie de actividades con el fin de llegar a acuerdos que permitan el acceso de personal y equipos para el desarrollo del proyecto.

Para el caso particular de la exploración de carbón, se considera que las siguientes actividades se deben contemplar como parte de la gestión social del proyecto:

Información del proyecto y relación con las autoridades

Estrategias de vinculación de mano de obra local

Educación ambiental

Salud ocupacional y seguridad industrial


2.10.1 INFORMACIÓN DEL PROYECTO Y RELACIÓN CON LAS AUTORIDADES

Los objetivos fundamentales de esta actividad son:

Explicar con claridad a los diferentes estamentos comunitarios, civiles y militares de la zona, el tipo de proyecto a ejecutar, su importancia dentro del contexto de la economía nacional, regional y local, y los alcances y la duración del mismo.

Aclarar que las labores de exploración de carbón no generan regalías.

Buscar un acercamiento con las autoridades regionales, para buscar una cooperación mutua y de ésta manera garantizar el normal desarrollo de las actividades.

 

A. Información Del Proyecto

La difusión del proyecto se puede realizar a través de la radio y la ubicación estratégica de vallas informativas. Para hacer más eficiente este sistema se pueden realizar charlas, de carácter informativo dirigidas a quienes estén interesados y deseen aclarar dudas con respecto al proyecto y sus implicaciones ambientales .

Vallas

Por medio de este sistema se puede dar a conocer el nombre del proyecto, el nombre de la empresa contratada por MINERCOL para la ejecución de la obra, el objetivo del proyecto y el tiempo estimado de duración de la misma. La valla consiste en una lámina metálica de aproximadamente 3 * 4 metros, montada sobre un andamio a 2 ó 3 metros del suelo para que se logre ver a distancia. Generalmente se coloca a la entrada del municipio o corregimiento donde se esté adelantando la exploración.

Radio

Por este medio de comunicación masiva se puede informar y aclarar aspectos relacionados con la ejecución del proyecto, a través de entrevistas y cuñas repetidas con cierta periodicidad.

 

B. Presentación con las autoridades

Esta actividad se debe realizar mediante talleres, dirigidos tanto a las autoridades civiles y militares de la región como a las organizaciones comunitarias existentes en la zona. Estos talleres deben ser orientados por personal calificado. A través de estos talleres se puede impartir los conocimientos y la información necesaria para crear un ambiente adecuado para la realización del proyecto.

Los temas a tratar en estos talleres pueden ser:

Presentación de la firma ejecutora del proyecto.

Presentación del proyecto, los objetivos y alcances

Información a los propietarios sobre la ocupación de sus predios, los aspectos legales relacionados con el pago de servidumbres e indemnización por la afectación de cualquier tipo de infraestructura.

Descripción de aspectos técnicos y logísticos del proyecto, programación y fechas de ejecución del mismo.

Aspectos legales sobre el sistema de contratación de mano de obra y normas de seguridad industrial


2.10.2 ESTRATEGIAS DE VINCULACIÓN DE MANO DE OBRA LOCAL

En la mayoría de los casos este proceso de vinculación de personal es muy sencillo puesto que se trata sólo de la contratación de baquianos y auxiliares para los trabajos de perforación. Sin embargo, será siempre conveniente observar algunos procedimientos normalizados para esta situación como los indicados a continuación:

Dar preferencia a la vinculación de mano de obra local, durante el desarrollo del proyecto

Realizar una charla de inducción o capacitación para el personal contratado, de tal manera que las personas vinculadas conozcan la naturaleza y riesgos del trabajo, así como las medidas de protección tanto de su integridad física como de la maquinaria y equipos.

Si el tamaño del área a explorar y la duración del proyecto lo ameritan, se puede realizar un proceso de selección de personal, informar acerca del nivel de preparación y experiencia requerida para su vinculación. El procedimiento a seguir se describe a continuación:

En los municipios involucrados directamente con el proyecto, realizar una pre-inscripción de las personas interesadas en trabajar en las labores directas e indirectas de exploración de carbón.

Selección del personal, e inicio del proceso de contratación del mismo.

Inducción al personal seleccionado, sobre temas relacionados con las labores a desarrollar, sus deberes y obligaciones. En esta inducción se pueden incluir los temas relacionados con la salud ocupacional y seguridad industrial.


2.10.3 EDUCACIÓN AMBIENTAL

Durante el desarrollo del programa de exploración de carbón, es conveniente adelantar actividades de educación ambiental dirigidas a todo el personal que labore en el mismo, con el fin de prevenir o evitar impactos negativos que puedan ser ocasionados por negligencia, ignorancia o falta de conciencia por parte de los ejecutores de la obra y en cumplimiento de los objetivos siguientes:

Educar y concientizar a todo el personal que laborará en las diferentes actividades (profesionales, técnicos, operarios y trabajadores), sobre la necesidad de conservar y proteger el ambiente natural.

Prevenir comportamientos o acciones que puedan atentar contra la estabilidad de los ecosistemas en el área del proyecto.

La metodología que se sugiere para el desarrollo de esta actividad es la realización de Talleres Participativos, de tal manera que el personal vinculado pueda obtener una visualización de los posibles impactos ambientales asociados a una exploración carbonífera, y las formas de prevenirlos o mitigarlos. Se sugiere el tratamiento de temas como los relacionados a continuación:

Descripción de las características ambientales del área donde se adelanta el programa exploratorio.

Legislación ambiental aplicable a la actividad.

Medidas de protección del recurso hídrico, el suelo, la fauna y la flora.

Manejo de residuos sólidos industriales y domésticos.


2.10.4 SALUD OCUPACIONAL Y SEGURIDAD INDUSTRIAL

Las fases que conlleva cualquier proyecto de exploración de carbón, supone la existencia de riesgos laborales, que deben prevenirse mediante la puesta en marcha de un programa de salud ocupacional y seguridad industrial, con los siguientes objetivos:

Garantizar un ambiente de trabajo seguro, proporcionando los medios y elementos necesarios para preservar la integridad de los trabajadores y demás personas involucradas en las actividades del proyecto.

Fomentar en los trabajadores actitudes positivas hacia la seguridad y conservación de la salud.

El programa de salud ocupacional y seguridad industrial debe ser aplicado a todas las actividades involucradas en el proceso de ejecución del proyecto y las que impliquen riesgo para la integridad física y emocional del personal. En este sentido, y como parte de las actividades de educación ambiental se pueden tratar los temas indicados a continuación:

Panorama general de riesgos, de acuerdo con la siguiente clasificación propuesta:

Mecánicos: Caídas de altura, atrapamientos, golpes, heridas.

Físicos: Ruido, iluminación, temperaturas extremas, vibraciones.

Químicos: Polvo, gases, humos.

Biológicos: Virus, bacterias, hongos, parásitos, mordeduras, enfermedades de transmisión sexual.

Ergonómicos: Levantamiento de cargas, posturas incómodas,

Psicosociales: Estrés, sobrecarga laboral, presión laboral,

Con base en este panorama, aplicar un plan de capacitación dirigido a todo el personal, en el cual se den a conocer en forma detallada las acciones, deberes y obligaciones de cada uno de los participantes para disminuir estos riesgos. Además, dar a conocer los planes de acción específicos en caso de presentarse incidentes o accidentes que comprometan la integridad física de los operarios, de la población vecina, la estructura y funcionamiento de los equipos o de la infraestructura del lugar.

Obligatoriedad del cumplimiento de las normas de Higiene y Seguridad Industrial y de la utilización de los elementos de protección personal.

ELEMENTO DE PROTECCION

TODO EL PERSONAL

SEGUN PUESTO DE TRABAJO

CASCO  
BOTAS DE SEGURIDAD  
GUANTES  
GAFAS  
FILTRO RESPIRATORIO  

2.11 EXPLORACIÓN Y RESCATE ARQUEOLÓGICO

La exploración y rescate arqueológico como medida de manejo en un proyecto de exploración de carbón, se aplica para zonas en donde se conozca la existencia de potencial arqueológico o en aquellos proyectos en donde durante el desarrollo de las actividades ocurra un hallazgo.

Las actividades que usualmente se deben realizar con el fin de adelantar la exploración y el potencial rescate de piezas con valor histórico y cultural son: (i) reconocimiento, (ii) prospección, (iii) rescate, (iv) monitoreo y (v) divulgación de los resultados de los estudios. En los párrafos siguientes se ofrece una discusión sintética sobre los aspectos esenciales a considerar en cada una de ellas.

 

Reconocimiento arqueológico

Consiste en determinar el potencial arqueológico, y los grados de susceptibilidad o restricción presentes en las áreas del proyecto. Para tal efecto se puede efectuar un análisis de superposición de la información secundaria de tipo arqueológico, etnohistórico y paleoambiental, la cual se puede consultar con el Instituto Colombiano de Antropología ICAN y las características geomorfológicas del terreno, sobre un mapa a escala adecuada en el cual se localice el proyecto. En caso de existir monumentos históricos o parques arqueológicos, es indispensable advertir sobre las restricciones estipuladas en la normas, para su intervención.

 

Prospección arqueológica

La prospección se orienta a la identificación y caracterización de los contextos y contenidos arqueológicos del área de influencia directa del proyecto. Con este propósito se realizan el examen intensivo del área de influencia directa y el análisis de la información secundaria. Como resultado de esta etapa se debe formular el Plan de Manejo Arqueológico.

 

Rescate arqueológico

En caso de requerirse se efectuará la recuperación de las piezas arqueológicas, las cuales se someterán a un ulterior análisis que incluye aspectos cronológicos, pedológicos y paleoambientales, entre otros. Esta actividad debe tener la asesoría de un especialista y del ICAN.

 

Monitoreo arqueológico

El seguimiento del recurso arqueológico se realiza en las etapas siguientes de desarrollo del proyecto, con el fin de recuperar información complementaria y verificar en los sitios en donde se efectúen remoción de suelos o grandes movimientos de tierras.

 

Divulgación de los resultados

Finalmente se procede a evaluar la capacidad de gestión y asesorar a las instituciones competentes en la recepción y manejo del material recuperado. De otra parte se considera de vital importancia realizar la divulgación de los resultados de este tipo de trabajos entre las comunidades del área de influencia, la comunidad académica y científica y al público en general.


2.12 PLAN DE CONTINGENCIAS - PDC

 

2.12.1 PRESENTACION GENERAL

El propósito de esta sección de la guía es orientar al usuario acerca de los objetivos y los procedimientos generales , o metodologías que puede aplicar para elaborar y mantener activo el plan de contingencias en un proyecto exploratorio.


2.12.2 OBJETIVO GENERAL DEL PDC

Identificar las amenazas, prever las posibles soluciones de riesgo e implantar el PDC, con el fin de adoptar estrategias para reducir los efectos sobre los participantes en el proyecto, las comunidades y los recursos de la zona de influencia.


2.12.3 OBJETIVOS ESPECÍFICOS DEL PDC

Identificar las amenazas del proceso: técnicas, naturales y antrópicas, que puedan materializarse sobre los recursos empresariales, comunitarios y el medio ambiente en las diferentes etapas del proyecto.

Identificar los escenarios de riesgo en las diferentes etapas del proyecto y elaborar el mapa de riesgos.

Estimar los riesgos y evaluar la vulnerabilidad de los recursos empresariales, comunitarios y el medio ambiente ante las amenazas identificadas en las diferentes etapas del proyecto.

Formular un plan de emergencia que articule estrategias (procedimientos, recursos e instrumentos) para la prevención, control y atención de los riesgos evaluados para las actividades descritas asociadas a las etapas del proyecto.

Contribuir a la consolidación de la cultura de administración de riesgos para asegurar los recursos empresariales : humanos, físicos , financieros, información y política empresarial

Capacitar, concientizar y desarrollar respuestas inmediatas, eficientes y coordinadas en el personal que labora en el proyecto, a los grupos comunitarios y a la población del área de influencia del proyecto sobre los posibles riesgos.

Establecer los procedimientos, recursos y apoyos interinstitucionales necesarios para activar el plan de contingencias.


2.12.4 LINEAMIENTOS GENERALES SOBRE EL CONTENIDO DEL PDC

La estructuración del PDC contempla los siguientes componentes básicos: Plan estratégico, panorama de riesgos, definición de recursos para aplicación del PDC, plan operativo y plan informativo, como se indica a continuación:

Plan Estratégico: En este componente del PDC se describirá la operación, los riesgos asociados a su desarrollo, los escenarios de riesgo, los alcances del plan, la cobertura, el organigrama operacional, la relación de las autoridades que se deben involucrar en un evento de emergencia y los mecanismos de comunicación.

Panorama de riesgos: Permite evaluar las consecuencias o efectos más probables que puedan ocurrir en una contingencia y proponer soluciones selectivas, razonables y eficaces para atender la emergencia.

Recursos humanos y equipos: El recurso humano está representado usualmente en la Brigada de Control- BDC de respuesta ante la ocurrencia de una emergencia. Cada uno de los integrantes de la BDC debe estar capacitado y entrenado para el cargo que desempeña y cumplir con las funciones y responsabilidades asignadas. Los equipos son el segundo recurso más importante para el control de emergencias.

Plan Operativo: Debe incluir las acciones a seguir en caso de una emergencia de acuerdo con los escenarios de riesgo. Adicionalmente debe contemplar los procedimientos para toma de decisiones en caso de una emergencia, las acciones operativas y procedimientos administrativos y la forma como se debe declarar la terminación de la emergencia.

Plan Informativo: Contendrá la base de datos con la información básica que apoya los planes estratégico y operativo. Esta sección del PDC debe contener, al menos la siguiente información:

Cartografía (mapas de riesgo)

Lista de equipos requeridos

Lista de equipo auxiliar

Lista de equipos de apoyo

Lista de entidades de apoyo externo

Directorio telefónico de grupo de control de emergencias.


2.12.5 DEFINICIONES

Es importante considerar las definiciones, de los conceptos básicos utilizados en la elaboración del panorama de riesgos, establecidas por el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres de la República de Colombia (1990), y por el Consejo Colombiano de Seguridad.

EMERGENCIA: Situación generada por la manifestación de un evento, que modifica severamente las condiciones normales de vida, haciendo necesaria la intervención inmediata.

DESASTRE: Es un evento de origen natural o provocado por el hombre, que ocurre en la mayoría de los casos en forma inesperada, causando alteraciones intensas en la población, los bienes y el medio en general.

AMENAZA: Es un peligro latente, que representa para un sitio, la posible ocurrencia de un evento catastrófico, bien sea de origen natural o tecnológico, durante un período determinado.

ZONA DE AMENAZA: Es el área de cobertura de ocurrencia de la posible amenaza, independientemente de la presencia o no, de bienes o personas.

VULNERABILIDAD: Es la condición en que se encuentran las personas y los bienes expuestos frente a una amenaza, los cuales por su grado de información y capacitación o, por su cantidad, ubicación, la conformación material, disposición funcional, etc., de que disponen, tienen un determinado grado de capacidad o inhabilidad, para afrontar o soportar la acción de cualquier evento posible.

RIESGO: Es el resultado obtenido al relacionar o combinar la intensidad de un evento probable (amenaza) y su vulnerabilidad. El riesgo se puede evaluar mediante la siguiente expresión:

Riesgo = Amenaza * Vulnerabilidad

ZONA DE RIESGO: La zona de riesgo, se define como el área donde existen los mayores grados de amenaza y, la mayor presencia de personas o bienes susceptibles de ser afectados

FACTORES DE RIESGO: Son aquellos efectos identificables y medibles que se constituyen en amenazas concretas. El grado de peligrosidad o amenaza de un factor de riesgo, se mide mediante la siguiente expresión, como:

CONSECUENCIA: Es el efecto más probable debido al factor de riesgo en consideración, incluyendo daños personales y materiales

EXPOSICION: Es la frecuencia con que las personas o las estructuras, entran en contacto con el factor de riesgo.

PROBABILIDAD: Es el grado de inminencia o rareza de ocurrencia real del daño y sus consecuencias, dada la presencia del Factor de Riesgo.

CONTINGENCIA: Es el resultado o consecuencia más probable, debida a la acción de un riesgo.


2.12.6 IDENTIFICACION DE RIESGOS

Los riesgos ambientales los podemos clasificar en naturales, operacionales y exógenos, o ajenos al proyecto.

Riesgos naturales: El origen de estas amenazas, esta relacionado con los fenómenos naturales, característicos de la zona donde se localice el proyecto.

Riesgos operacionales: Los riesgos operacionales son, aquellos que se presentan debido al desarrollo de las actividades propias de la exploración carbonífera.

Riesgos exógenos: El origen de los riesgos está relacionado con sabotajes, y manifestaciones violentas en las que generalmente no se involucran personas de la empresa.

 

RIESGOS AMBIENTALES EN LA ACTIVIDAD DE EXPLORACIÓN DE CARBÓN

Teniendo en cuenta las actividades propias de las labores de exploración de carbón, se han clasificado e identificado los riesgos ambientales asociados con dicha actividad. Estos son:

Riesgos Naturales:

Inestabilidad de terrenos: Se origina principalmente durante el desarrollo de las actividades de construcción de los apiques, túneles y trincheras; también en por el movimiento de tierras necesario en las labores de desmonte, descapote, excavación y nivelación en la adecuación e instalación de campamentos.

Deterioro de ecosistemas y salud humana: Este riesgo esta asociado a la posibilidad de derrame, vertimiento y contaminación de cuerpos de agua, suelos y vegetación con sustancias tóxicas, combustibles y lubricantes que se usan en la actividad de exploración.

Incendios forestales: Aunque este riesgo se presenta espontáneamente en un determinado sector, la actividad exploratoria emplea combustibles, lo cual puede agravar la situación en un momento dado.

Riesgos Operacionales:

Desplome de la torre de perforación: La base sobre la cual se soporta la torre de perforación, puede desestabilizarse por el peso mismo del equipo y por las vibraciones originadas durante su operación. Esto puede ocasionar víctimas, parálisis en las operaciones y pérdida o deterioro del equipo.

Incendio de equipos y tanques de combustible: Este riesgo se asocia al deterioro de los equipos empleados en la perforación, lo cual puede ocasionar víctimas y parálisis en las labores de perforación. De otra parte, el manejo inadecuado o la formación de una chispa en las áreas de almacenamiento de combustible, puede generar un incendio con las consecuencias antes mencionadas.

Riesgos externos:

Este tipo de riesgos se origina principalmente por la acción del hombre, en particular, para el caso de la exploración de carbón, esta relacionado con el sabotaje a las diferentes actividades involucradas con la exploración.


2.12.7 CRITERIOS PARA EVALUAR EL NIVEL DE RIESGO

Para evaluar el nivel de riesgo es necesario relacionar la probabilidad de ocurrencia del evento (amenaza) y la vulnerabilidad del medio o de los agentes receptores. En esta sección de la guía se presentan a consideración del usuario algunos criterios prácticos aplicados a la evaluación del riesgo en las actividades exploratorias para definir el escenario de riesgo que posteriormente se utiliza como base para formular las acciones preventivas y de manejo de los riesgos.

Amenaza: La amenaza en términos de la probabilidad (P) de ocurrencia de un evento, se define como la posibilidad de que éste ocurra en un momento determinado. Para evaluar la amenaza se han propuesto cinco categorías, asignando un puntaje máximo de 5 a los eventos que presenten las posibilidades de ocurrencia más altas, hasta un puntaje de 1 para aquellas que muy difícilmente ocurrirán.

CRITERIOS PARA CALIFICAR LA AMENAZA

AMENAZA

PUNTOS

ALTA

5

MEDIA

4

BAJA

3

REMOTA

2

IMPROBABLE

1

Vulnerabilidad: Los efectos negativos, que se tienen en cuenta para el análisis de la vulnerabilidad son: víctimas, daño ambiental, pérdidas económicas, imagen de la empresa y operación.

Como se mencionó anteriormente, el riesgo es la combinación de dos factores:

La probabilidad de ocurrencia de una amenaza.

La vulnerabilidad de los agentes receptores que se traduce finalmente en la gravedad de las consecuencias de dicha amenaza.

La evaluación de los factores citados, permite asignarles un nivel numérico, para determinar los niveles de riesgo, teniendo en cuenta que el máximo nivel de riesgo que se puede alcanzar es el producto de:

La máxima probabilidad (Frecuente) = 5 y

La máxima gravedad de las consecuencias (Catastrófica) = 4

Entonces, el máximo nivel de riesgo, obtenido será de 20 puntos. En un cuadro como el siguiente se sintetiza la información resultante:

MATRIZ DEL PERFIL DE RIESGOS

GRAVEDAD

AMENAZA INSIGNIFICANTE BAJO MEDIO CRÍTICO
ALTA        
MEDIA        
BAJA        
REMOTA        
IMPROBABLE        

En la matriz de riesgos se ubicarán los diferentes escenarios y se formularán las medidas preventivas y correctivas que harán parte de los planes estratégicos y operativos que conforman el PDC